Los adolescentes toman la palabra

En la última semana y media -más o menos- de clase, les he pedido a mis alumnos y alumnas de psicología de 1º de bachillerato que trabajaran en pequeños grupos sobre los siguientes temas:

  • Cómo se ven a sí mismos, de qué modo se describirían, qué piensan acerca de esas cuestiones que no suelen abordar con los adultos: sexo, botellón, etc.
  • Cuál es la visión que tienen de las relaciones con sus padres, qué tal se llevan con ellos…
  • Cómo tendría que ser su profesor o profesora ideal, qué ideas se les ocurren para mejorar la convivencia en el centro, etc.

Primero consideraron estos asuntos por parejas y luego los discutieron en grupos de cuatro componentes. Les insté, además, a que pusieran por escrito sus conclusiones para después hacerlas públicas en este blog. Lo cierto es que han trabajado con ganas y han generado escritos que merece la pena leer. Así que en ésta y en las próximas entradas voy a ir subiendo sus “papeles” tal como ellos me los entregaron, sin más cambio que alguna pequeña corrección ortográfica. Los organizaré por temas y en cada post trataré de incluir las opiniones de varios grupos.Y cuanto antes empecemos mejor: aquí os dejo lo que piensan sobre las relaciones entre chicos y chicas, sexo incluido.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Los chicos

Son más lanzados y no le dan tantas vueltas a lo que sucederá después, no les importa mucho. Lo ven como un medio de obtener placer rápido y muy pocas veces tienen en cuenta los sentimientos que puede haber de por medio. Es un tema del que presumen (a veces en exceso). Para muchos de ellos el principal beneficio de una relación y lo primero que quieren sacar de ella es el sexo con el sexo opuesto. Buscan su propio placer y no cuentan con el de la pareja; mientras ellos consigan lo que quieren que más da que la pareja no se quede satisfecha. Aunque también les dan mucho miedo las comparaciones que puedan hacer las chicas, de ahí que muchas veces les guste ser el primero, para que no puedan compararlos, aunque esto también les pasa a las chicas. Una de las cualidades que tienen en cuenta para saber si una chica les gusta o no es su facilidad de excitación. Suelen dividir a las chicas en tres tipos, dependiendo de cómo se comportan respecto al sexo:

Facilonas. Aquellas de las que saben que pueden conseguir su propósito sin ninguna dificultad. Las ven como alguien a quien utilizar sin meter sentimientos por el medio; como mucho con ellas pueden llegar a una relación conocida como la de “follaamigos”.

Estrechas-normales. Las primeras son las que resultan muy difíciles de conseguir; a veces se convierten en un reto, a veces con tan sólo conseguirlas pierden el interés. Y a las normales las ven como a las chicas con las que tener algo serio. Pero como en todo hay excepciones.

Las chicas

Le dan mas importancia a la primera vez, a cómo será la persona con quien lo harán y si será la correcta. Aunque después de esa primera vez ya no le dan tanta importancia. Se ven a veces un poco utilizadas por el chico, porque éste casi siempre va a  lo que va. Aunque hay excepciones y chicas que no lo ven así, sino que lo consideran como un juego y una manera de pasarlo bien. No entienden por qué los chicos tienen que ser los que se aprovechan de las chicas pudiendo ellas también actuar así, y es así como algunas de ellas actúan, porque no todos los chicos juegan con las chicas, también hay chicas que juegan con los chicos. Las chicas también dividen a los chicos en diferentes grupos:

Chulitos de barrio. Los malotes de toda la vida. Toda chica se ve atraída por el típico macarra, que va detrás de todas, y todas van detrás de él. Aunque a veces no son lo que aparentan, porque cuando una chica les conoce en la intimidad puede que sean todo lo contrario. En otras ocasiones, sin embargo,  se confirma su fama y no tratan bien a la novia.

Buenazos. Aquellos que son buenos, tratan a las chicas como nadie y las consienten como quieren. El único problema es que a veces las chicas no saben lo que quieren y se cansan. Son los típicos chicos fáciles de manejar y los que suelen pasarlo mal en las relaciones.

Los grandes amigos. Todo amigo que está para ayudar a la chica y escuchar todas sus penas, pero al que nunca verá como algo más.

Los invisibles. Aquellos a los que las chicas ni miran, como mucho podrían llegar a ser amigos pero nunca nada más.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Si hablamos de relaciones, siempre al final terminamos resumiéndolas en las cosas buenas y malas que nos han pasado en pareja; y sacamos dos conclusiones:

  • Cosas positivas: La emoción del principio hace que veamos las cosas de forma diferente, todo es felicidad, la alegría de tener alguien en quien pensar, con quien hablar y contar tus preocupaciones, los momentos compartidos con esa persona, y además cuando hay amor el tema sexual es más bonito y romántico.
  • Cosas negativas: Los malos entendidos, los celos y la falta de confianza, que es inevitable a veces, hacen que surjan enfrentamientos y rayadas, siempre se intenta cambiar de ambiente y de amigos por la persona a la que quieres, aunque al principio cueste… terminas acostumbrándote.