Bolonia

Como los improbables lectores de este blog habréis podido comprobar, su actividad durante los tres últimos meses ha rayado la hibernación. Algo que no debe atribuirse a la falta de interés, sino a la buena suerte, la fortuna de participar en el arranque de los nuevos grados de maestro en la Universidad de Zaragoza. En diciembre y enero he dedicado unas cuantas tardes a preparar y explicar cuestiones que me parecen de notable interés: de un lado, la evaluación de programas, centros y profesores, de otro, la acción tutorial en la educación primaria.

La implantación de planes de estudio adaptados a las directrices de la tan traída y llevada Bolonia tiene, como no podía ser de otro modo, luces y sombras. En lo positivo, yo destacaría el entusiasmo, teñido a veces de cierto temor, que suele acompañar a toda nueva empresa. Del lado oscuro, las dificultades que conlleva la aplicación de este modelo pedagógico con un número tan elevado de alumnos. En cualquier caso, la experiencia ha resultado muy satisfactoria.

Y ahora ya no hay excusas: el blog reinicia su andadura a toda vela. O, al menos, eso espero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s