Educación socioemocional

Estamos de enhorabuena. El pasado 25 de marzo nos concedieron una de las ayudas económicas correspondientes a la convocatoria de Proyectos de Cooperación en materia de investigación entre Departamentos Universitarios y Equipos de Personal Docente de Institutos de Educación Secundaria (B.O.A., ORDEN de 1 de marzo de 2011).

Con este proyecto pretendemos enseñar a nuestros alumnos de 1º de E.S.O. un conjunto de habilidades sociales y emocionales que contribuyan a mejorar la convivencia, las relaciones sociales y la resolución de conflictos en el centro. Las destrezas que se están trabajando son las siguientes:

  • Habilidades emocionales personales o intrapersonales: constituidas por aquellas competencias socioemocionales propias de la persona y de su regulación interna. Entre ellas destacan las siguientes: 

Conciencia o conocimiento emocional, concebida como la habilidad de reconocer de forma consciente, entender y pensar acerca de nuestras propias emociones y valores. Cuando podemos identificar y describir nuestras creencias, valores, emociones y limitaciones emocionales somos más capaces de crear relaciones positivas con los demás.

Regulación o control emocional, entendida como la habilidad para manejar las propias emociones, tanto positivas como negativas, de forma apropiada. Supone tomar conciencia  de la relación entre emoción, cognición y comportamiento. Supone también la capacidad para generar sentimientos que faciliten el pensamiento.

  • Habilidades sociales, grupales o interpersonales: constituidas por aquellas competencias socioemocionales propias de la persona pero en relación con el entorno social y de su regulación externa.  Estas están formadas a su vez por:

Empatía, concebida como la habilidad de entender las emociones, creencias y valores ajenos. Cuando podemos entender, respetar y valorar las creencias, emociones y valores de los otros somos más efectivos creando relaciones positivas, trabajando con y aprendiendo de esas otras personas.

Comunicación y expresión emocional, entendida como la habilidad para comunicar nuestros valores, pensamientos y sentimientos de manera adecuada. Una comunicación eficaz y asertiva son claves para unas sanas interacciones interpersonales.

Habilidades sociales y de resolución de conflictos, esto es, destrezas dirigidas a construir y mantener relaciones sociales y solucionar problemas interpersonales. Estas capacidades implican poseer estrategias para formar y mantener relaciones, solucionar problemas y conflictos con otras personas.

  • Las técnicas de atención plena o mindfulness facilitan, a su vez, el mejor desarrollo de estas cinco habilidades desde dos perspectivas:

– Favorecen el desarrollo de las habilidades emocionales personales o intrapersonales. Lo hacen eliminando el malestar emocional causado por la multitarea, el zapping mental y la dispersión emocional.

– Facilitan el desarrollo de las habilidades sociales, grupales o interpersonales. Lo hacen mediante la reducción del tono de activación general del individuo y de la clase. Se crea así un nivel de relajación tanto personal como grupal que permite el mejor desarrollo de las sesiones y mejora el rendimiento y el aprendizaje.